Acceder al contenido
Blog LatAm
Privacidad & Seguridad

Una demanda profundamente defectuosa que no ayudaría en nada a los consumidores



La Búsqueda de Google ha puesto la información del mundo al alcance de más de mil millones de personas. Nuestros ingenieros trabajan para ofrecer el mejor motor de búsqueda posible, mejorándolo y afinándolo constantemente. Creemos que es por eso que una amplia muestra representativa de estadounidenses valora y a menudo ama nuestros productos gratuitos.

La demanda de hoy del Departamento de Justicia de los EE.UU. tiene muchos defectos. La gente usa Google porque así lo desea, no porque se vea obligada a hacerlo o porque no pueda encontrar alternativas.

Esta demanda no ayudaría en nada a los consumidores. Por el contrario, forzaría artificialmente alternativas de búsqueda de menor calidad, aumentaría los precios de los teléfonos y dificultaría que las personas obtengan los servicios de búsqueda que desean utilizar.

La dudosa queja del Departamento de Justicia


Hablemos de los detalles. La queja del Departamento de Justicia se basa en dudosos argumentos antimonopolio para criticar nuestros esfuerzos por hacer que la Búsqueda de Google esté fácilmente disponible para las personas.

Sí, como muchas otras empresas, pagamos para promocionar nuestros servicios, al igual que una marca de cereal pagaría a un supermercado para vender sus productos en la cabecera de un pasillo o en un estante a la altura de la vista. En el caso de los servicios digitales, cuando compras un dispositivo por primera vez, tiene una especie de "estante al nivel de la vista" en la pantalla de inicio. En los dispositivos móviles, ese estante está controlado por Apple, así como por empresas como AT&T, Verizon, Samsung y LG. En las computadoras de escritorio, ese espacio en los estantes lo controla Microsoft de manera abrumadora.

Por lo tanto, negociamos acuerdos con muchas de esas empresas para obtener espacio en esos estantes al nivel de la vista. Pero seamos claros: nuestros competidores también están fácilmente disponibles, si deseas utilizarlos.

Nuestros acuerdos con Apple y otros fabricantes y operadores de dispositivos no son diferentes de los acuerdos que muchas otras empresas han utilizado tradicionalmente para distribuir software. Otros motores de búsqueda, incluido Bing de Microsoft, compiten con nosotros por estos acuerdos. Y nuestros acuerdos han pasado repetidas revisiones antimonopolio.

Aquí hay más detalles:

Dispositivos Apple


Apple incluye la Búsqueda de Google en su navegador Safari porque dicen que Google es "el mejor". Este acuerdo no es exclusivo: nuestros competidores Bing y Yahoo! pagan para aparecer de manera destacada, y también aparecen otros servicios competidores.

Cambiar tu motor de búsqueda en Safari es fácil. En la versión de escritorio, haces un clic y se te presenta una variedad de opciones.

El iPhone de Apple simplifica el cambio de configuración y el uso de motores de búsqueda alternativos en Safari, y es aún más fácil en iOS 14, donde puedes agregar widgets de diferentes proveedores o deslizar el dedo en la pantalla de inicio para iniciar una búsqueda.

Microsoft
Google no viene precargado en dispositivos Windows. Microsoft precarga su navegador Edge en dispositivos Windows, donde Bing es el motor de búsqueda predeterminado.

Android
En los dispositivos Android, tenemos acuerdos promocionales con operadores y fabricantes de dispositivos para incluir los servicios de Google. Estos acuerdos nos permiten distribuir Android de forma gratuita, por lo que reducen directamente el precio que las personas pagan por los dispositivos. Pero incluso con estos acuerdos, los operadores y los fabricantes de dispositivos a menudo precargan numerosas aplicaciones y tiendas de aplicaciones de la competencia.

Mira lo fácil que es agregar una aplicación o widget de búsqueda diferente en Android.

El punto más importante que omite la demanda

El punto más importante es que las personas no usan Google porque tienen que hacerlo, lo usan porque así lo eligen. Esto no es el Internet por dial-up de la década de los 90, cuando cambiar de servicio era lento y difícil, y a menudo requería que compraras e instalaras software con un CD-ROM. Hoy, puedes descargar fácilmente las aplicaciones de tu elección o cambiar la configuración predeterminada en cuestión de segundos, más rápido de lo que puedes caminar hasta otro pasillo del supermercado.

Esta demanda afirma que los estadounidenses no son lo suficientemente sofisticados para hacer esto. Pero sabemos que eso no es cierto. Y tú también lo sabes: la gente alcanzó un récord de 204 mil millones de descargas de aplicaciones en 2019. Muchas de las aplicaciones más populares del mundo no están precargadas; piensa en Spotify, Instagram, Snapchat, Amazon y Facebook.

Los datos muestran que las personas eligen su servicio preferido. Tomando al navegador Firefox de Mozilla como ejemplo, es financiado casi en su totalidad con los ingresos que obtiene de los acuerdos de promoción de la búsqueda. Cuando Yahoo! pagó para ser el motor de búsqueda predeterminado en Firefox, la mayoría de los estadounidenses cambiaron rápidamente su motor de búsqueda a su opción favorita: Google. (Más adelante, Mozilla eligió a Google como su proveedor de búsqueda predeterminado, citándolo como un "esfuerzo por proporcionar una búsqueda de calidad" y por su "enfoque en la experiencia del usuario").

También es trivialmente fácil cambiar tu motor de búsqueda en nuestro navegador, Chrome.

Cómo acceden hoy las personas a la información


Hay otra área en la que la demanda está equivocada, y es sobre cómo usan Internet los estadounidenses. Afirma que competimos sólo con otros motores de búsqueda generales. Pero eso es demostrablemente incorrecto. Las personas encuentran información de muchas maneras: buscan noticias en Twitter, vuelos en Kayak y Expedia, restaurantes en OpenTable, recomendaciones en Instagram y Pinterest. Y cuando buscan comprar algo, alrededor del 60 por ciento de los estadounidenses comienzan en Amazon. Todos los días, los estadounidenses optan por utilizar todos estos servicios y miles más.

Siguientes pasos


Entendemos que con nuestro éxito viene el escrutinio, pero mantenemos firme nuestra posición. La ley antimonopolio estadounidense está diseñada para promover la innovación y ayudar a los consumidores, no inclinar la balanza en favor de competidores en particular ni dificultar que las personas obtengan los servicios que desean. Confiamos en que un tribunal determinará que esta demanda no cuadra ni con los hechos ni con la ley.

Mientras tanto, seguimos absolutamente enfocados en brindar los servicios gratuitos que ayudan a las personas todos los días. Porque eso es lo que más importa.

Puedes obtener más información sobre nuestro enfoque frente a la competencia en g.co/competition.