Acceder al contenido
Blog España

Privacidad & Seguridad

Un marco político para proteger a niños y adolescentes en internet



Los niños y adolescentes de hoy crecen en un mundo cada vez más digital. Por nuestra parte, nos tomamos muy en serio nuestra responsabilidad de promover experiencias positivas en internet y estamos a favor de enfoques reguladores que fomenten tanto la seguridad en línea como unas prácticas equilibradas.

Por eso, el pasado año presentamos nuestro Marco legislativo para la protección de los niños y adolescentes en internet, en el que apuntamos algunos principios para las leyes que pretenden mejorar las experiencias en línea y la seguridad de los niños y adolescentes cuando utilizan internet. Confiamos en que hablar de nuestras experiencias y perspectivas sea de utilidad para los responsables políticos y los expertos que están trabajando en estas cuestiones, y esperamos tener la oportunidad de colaborar constructivamente con ellos.

Mejorar la protección de las familias

Los servicios en línea deben estar adaptados a la edad de los usuarios; además, la seguridad debe ser una prioridad en su diseño. Google lleva a cabo una labor continua de desarrollo de medidas de protección como ampliar las opciones parentales en Family Link de YouTube, la decisión de no servir publicidad personalizada a los niños y adolescentes, difuminar de forma predeterminada los contenidos violentos o para adultos en los resultados del Buscador o aplicar ajustes predeterminados dirigidos al bienestar digital.

Igualmente, recibimos aportaciones de partes interesadas muy variadas y nos comprometemos a tenerlas en cuenta en la evolución de nuestras prácticas y enfoques. YouTube publicó hace pocos meses cinco principios que serán esenciales en su labor de crear un entorno mejor para los jóvenes.

Coincidimos con los expertos en salud pública y salud mental en que las empresas tecnológicas tenemos la responsabilidad de diseñar y construir experiencias en línea mejores. De hecho, compartimos el creciente interés mundial por garantizar que los servicios en línea tengan en cuenta los riesgos para los niños y adolescentes.

Unos buenos modelos legislativos —por ejemplo, unos que exijan unos principios de diseño adecuados a la edad de los usuarios— pueden ser muy útiles para que las empresas asuman la responsabilidad de promover la seguridad y la privacidad de los niños y adolescentes, ofreciéndoles además experiencias más enriquecedoras.

Al mismo tiempo, los responsables políticos también deben valorar cuidadosamente otras repercusiones de este tipo de leyes, con el fin de evitar efectos secundarios indeseables, como bloquear el acceso a servicios críticos, exigir a todo el mundo (incluidos los adultos) que se identifiquen de manera innecesaria o que revelen información personal sensible, o tratar a un adolescente de 17 años igual que a un niño de 10. Diversos grupos interesados en la seguridad y la privacidad de los niños también han subrayado la importancia de tomar las decisiones correctas en ese sentido.

Trabajar juntos hacia una norma sólida y coherente

Tenemos por delante una labor compleja e importante. Para dar con las respuestas correctas para los niños y los adolescentes se requiere la colaboración y el apoyo de organizaciones muy variadas. Confiamos en que este Marco suponga una aportación positiva a la conversación global en torno a unas normas sólidas y coherentes y que también se tengan en cuenta los puntos de vista de las diferentes sociedades sobre la mejor manera de proteger a sus jóvenes.

Trabajando juntos, estamos seguros de que podremos cumplir la promesa de un mundo digital seguro y enriquecedor para nuestros hijos e hijas.