Acceder al contenido
Blog LatAm
Arts & Culture

Conoce a los primeros artistas de la humanidad a través de la realidad virtual



Nota del editor: la cueva Chauvet en Francia contiene algunos de los dibujos prehistóricos más antiguos del mundo. Es tan delicada que está cerrada al público, pero gracias a nuestro socio, Syndicat Mixte de la Grotte Chauvet, ahora puedes ingresar al mundo de nuestros ancestros antiguos a través de la función de realidad aumentada de la Búsqueda de Google y la realidad virtual. Uno de estos ancestros antiguos, que ha pedido permanecer en el anonimato, ha viajado en el tiempo 36.000 años para compartir cómo era la cueva en ese entonces.

Comenzamos nuestro viaje a la gran cueva hace días. Hoy llegamos y nos establecimos cerca del arco de piedra que cruza el río. Encendemos un fogata, dejándole saber a nuestra gente que está cerca de las cuevas que estamos aquí. Hemos traído pequeñas herramientas de piedra para unir las puntas de flecha que usamos para cazar. Quizá podamos intercambiarlas por otras cosas.

Hay mucha luz de luna, así que una vez que acampemos, me aventuro a caminar hacia la entrada de la cueva para saludar a los demás. Los niños todavía están despiertos, juegan con sus juguetes pero también escuchan atentamente a los leones rugiendo en la distancia. Solía haber osos viviendo aquí también, pero desde hace tiempo se han ido.

Cuanto más me acerco a su entrada, más parece atraerme la cueva oscura, así que enciendo una antorcha y entro. Después de una corta caminata, el fuego ilumina donde nosotros, y aquellos antes que nosotros, hemos dejado nuestras marcas. Aquí, alguien raspó la arcilla, expuso la piedra caliza y pintó su mundo, mucho antes de que nosotros llegáramos. Mis favoritos son los caballos: creo que uno tiene miedo, otro está jugando y un tercero, el curioso, ha levantado las orejas inquisitivamente.

Cerca del conocido mamut, una nueva imagen me llama la atención, tal vez algunos de nuestros jóvenes cazadores han representado a este león para celebrar su éxito.

El fresco es tan enorme que es imposible asimilarlo todo. Doy un paso atrás para tratar de comprender su significado. Hay leones, renos y ciervos en la cueva que parecen moverse con el juego de luces y sombras. Solo unas pocas líneas, dibujadas por manos expertas, y de alguna manera tenemos una obra maestra.

Luego están las huellas de las manos dejadas por quienes nos precedieron. Me pongo de puntillas y me estiro para hacer coincidir mi propia mano con las huellas en la roca fría, y de repente me siento obligada a dejar mi huella también. Nunca he sido elegida como pintora, pero estoy sola y me siento atrevida, así que sumerjo mi mano en la pintura roja que queda, me levanto de nuevo y agrego mi huella a las demás en la pared.
Mientras se seca, retrocedo y observo cómo los animales y las huellas de las manos se desvanecen en la oscuridad. ¿Quién sabe cuánto tiempo han estado aquí y cuánto tiempo permanecerán?

Otra nota del editor: si te gustó escuchar a nuestro ancestro anónimo de la cueva, ve las siguientes imágenes de la cueva que ella describió, o descubre más en la última exposición de Google Arts & Culture "Chauvet: Conoce a nuestros antepasados".

Vista panorámica del Pont d'Arc, un arco de piedra sobre el río con las montañas de la Cueva Chauvet al fondo. © David Huguet

Cuando busques la Cueva Chauvet en la Búsqueda de Google, las funciones de realidad aumentada te permitirán ver e interactuar con un modelo 3D de un fresco en la cueva. Usa tu teléfono inteligente para colocarlo directamente en tu propio entorno, para tener una idea de la escala y el detalle.

"Chauvet - The Dawn of Art" es una experiencia de realidad virtual disponible en HTC vive que guía a los visitantes a través de la Cueva Chauvet.
La experiencia narrada por Daisy Ridley (versión en inglés) o Cécile de France (versión en francés), te muestra 12 estaciones dentro de la cueva. No te preocupes si no tienes un visor de realidad virtual: esta versión de video en 360 en Youtube es igualmente inmersiva.


La "alcoba de los felinos" es la parte central del Fresco de los Caballos, una de las obras maestras de la Cueva Chauvet. © David Huguet

Este es el modelo 3D de un cráneo de oso que se colocó en un bloque de piedra en la cueva. Fue acomodado ahí de manera deliberada, pensado para ser visto de esta manera, y no se ha movido en 36.000 años.