Acceder al contenido
Blog LatAm
Anuncios de la compañía

Velocistas digitales: impulsando el crecimiento en los mercados emergentes



Las personas y las comunidades de todo el mundo se están enfrentando a una serie de desafíos únicos para toda una generación: una pandemia global, una recesión económica de proporciones sin precedentes, crecientes demandas de equidad y tensiones dramáticas sobre los recursos financieros.

La lluvia de esta tormenta perfecta está cayendo con más fuerza en los mercados emergentes. En muchos casos, están luchando por manejar la pandemia con menos recursos de salud pública mientras sufren mayores vulnerabilidades económicas. Sin embargo, los mercados emergentes también tienen algunas de las economías más vibrantes y la mayor energía empresarial del mundo. Con marcos de políticas adecuados, pueden convertirse en plataformas de lanzamiento ideales para la innovación futura. Es por eso que este momento desafiante puede ser exactamente el momento adecuado para que estas economías persigan una ambiciosa agenda de transformación digital, utilizando sus esfuerzos de recuperación inmediata para desarrollar ganancias económicas sostenibles.

Un estudio reciente encontró que casi uno de cada tres propietarios de pequeñas empresas de EE.UU. está utilizando herramientas digitales para salvar su negocio durante la crisis por COVID-19. También en los mercados emergentes, las tecnologías digitales a menudo brindan un salvavidas: un diseñador de ropa de talla grande en Manaus, un fabricante de instrumentos musicales en Estambul y un propietario de una casa de huéspedes en Durban han podido sobrevivir mediante el uso de tecnologías digitales y el comercio en línea.

A estas economías emergentes las llamamos “velocistas digitales” porque, al volverse más digitales, tienen el potencial de avanzar y acelerar el desarrollo económico. Con base en nuestras experiencias, creemos que los gobiernos y el sector privado deben centrarse en cuatro áreas clave, como se detalla en un informe que publicamos hoy:

  • Capital físico: se trata de conectividad e infraestructura digital. No se trata sólo de inversión, sino también de cómo se gestiona la infraestructura.
  • Capital humano: los países necesitan un enfoque integral para la formación de los empleados, la seguridad laboral, el espíritu empresarial y la discriminación.
  • Tecnología: aumentar el uso de datos digitales, inteligencia artificial y computación en la nube, que potencian el crecimiento de las tecnologías de próxima generación. Esto significa nuevas oportunidades junto con nuevas preguntas sobre cómo aprovechar mejor estas tecnologías.
  • Competitividad: políticas que promueven mercados competitivos y abiertos, estándares regulatorios interoperables y regímenes fiscales predecibles y basados en estándares internacionales.

Reconocemos que nuestras recomendaciones reflejan solo una perspectiva sobre los marcos de políticas públicas para la transformación digital. Esperamos que el informe ayude a promover las conversaciones sobre el crecimiento impulsado digitalmente entre los gobiernos, la sociedad civil, organizaciones internacionales, instituciones académicas y empresarios.

Además de nuestro informe sobre políticas, hemos encargado un estudio a la consultora AlphaBeta para estimar el impacto potencial de la transformación digital en estos velocistas digitales. Este encontró que podría generar hasta $3.4 trillones de dólares de valor económico en los mercados emergentes para 2030. A nivel de país, esto se traduce en $617 mil millones en Brasil, $318 mil millones en Arabia Saudita y $175 mil millones de dólares en Nigeria, por nombrar algunos ejemplos. El informe también identifica las industrias y políticas que pueden ser más críticas para las economías individuales.

Los mercados emergentes se enfrentan hoy a un momento decisivo. A medida que COVID-19 está alterando el orden mundial y rompiendo las cadenas de suministro, los mercados emergentes tienen la oportunidad de transformarse y emerger como actores más fuertes. Esperamos que estos informes publicados hoy puedan contribuir a ayudar a los responsables de la toma de decisiones a aprovechar estas oportunidades.