Acceder al contenido
Esto es Google
La vida en Google

Andrea Szyfer: la resiliencia es clave para el liderazgo

Andrea Szyfer

Andrea Szyfer, Country Lead para Google Cloud en el Caribe, Centroamérica, Perú, Bolivia y Ecuador, cuenta algunas de sus experiencias, logros y retos a lo largo de su carrera en la industria de la tecnología. Además, comparte algunos de sus consejos para las mujeres que están iniciando su carrera hacia posiciones de liderazgo.

Algunos de tus mayores logros profesionales

Uno de los principales es tener una carrera internacional. Cuando me invitaron a trabajar en Estados Unidos para liderar una función regional me permitió liderar equipos en múltiples países y desarrollar la habilidad de trabajar con distintas culturas. Pero sobre todo, siento un gran logro poder ayudar a que las personas se desarrollen profesionalmente. Durante estos años he podido ayudar a que muchos equipos crezcan y eso me hace sentir muy orgullosa.

¿Qué te motivó a convertirte en una líder en tu área?

El liderazgo llegó como un camino natural. Antes del área de ventas trabajé varios años en mercadotecnia y era muy buena para conocer las necesidades de la audiencia y entregar el contenido correcto. Al migrar a las ventas, apliqué la misma metodología: escuchar las necesidades del cliente y entregar la mejor solución, servicio y atención. Los resultados han sido tener una región consolidada, clientes satisfechos y superar las metas año tras año. La primera vez que me pidieron dirigir un equipo primero intenté evitarlo, pero finalmente me arriesgué. Descubrí la capacidad de hacer mucho más a través de un equipo al sacar lo mejor de cada individuo. Ahora, varios años después, he sido reconocida por construir y gestionar equipos de alto rendimiento.

¿Quién te inspiró en tu crecimiento?

Varias personas me han inspirado, pero las más importantes vinieron de mi vida personal. Mi padre procedía de una familia que se enfrentó a la segunda guerra mundial y perdieron todo. Él tuvo que empezar la vida desde cero. Me dio un espíritu de supervivencia, que me ayuda a centrarme, a respetar y a valorar la oportunidad. He aprendido a trabajar duro, a tener los mejores valores, a admirar la honestidad y la integridad y a buscar a los mejores para trabajar.

¿Cuál es la mayor barrera para que las mujeres lleguen a posiciones de liderazgo?

El principal obstáculo sigue siendo equilibrar las prioridades familiares y laborales. Yo soy madre de tres hijos encantadores y puedo decir que desde hace 14 años la orquestación es un concepto muy conocido. El reto es manejar todo al mismo tiempo.

¿Tuviste que superar algún obstáculo en tu carrera?

Durante los últimos 23 años en este mercado me he enfrentado a muchos obstáculos. Como mujer en un mundo predominantemente masculino fue difícil ser escuchada y realmente formar parte del equipo. Recuerdo un trabajo donde fui muy exitosa en ventas por lo que me promovieron como Directora de Desempeño de Ventas en América Latina para entrenar a los directores de varios países. Al principio fue muy doloroso porque todos eran hombres y no me prestaban atención. Incluso viajaba para entrenarlos y no asistían a las reuniones. Tuve que probarme mucho a mí misma, mantenerme concentrada y ser resiliente. Como siempre, los resultados llegaron con mucho trabajo y preparación. Cuando recibieron insights míos que ellos no podían obtener por sí solos, la confianza empezó a crecer y el trabajo con cada uno de ellos se hizo más fuerte. Superar este obstáculo se logró con respeto de mí hacia los demás, trabajo duro y certeza de que se generaron muchos nuevos negocios.

¿Qué recomendación le darías a las mujeres que buscan llegar a posiciones de liderazgo?

Les diría tres cosas. Primero: resiliencia. El mundo sigue siendo un lugar nuevo para las mujeres en posiciones de liderazgo. Segundo: Usa tu sensibilidad. Escúchate a ti misma y empodérate. Y tercero: trabaja duro independientemente del género. Cuida de los demás y construye equipos que admires, que tengan grandes valores y que sean personas con quienes puedas contar.