Acceder al contenido
Esto es Google
Diversidad e Inclusión

Un facilitador #IamRemarkable habla sobre el poder de la autopromoción

Foto de I Am Remarkable

Nota del editor: Este artículo habla sobre una persona que tuvo pensamientos suicidas. Si tú o alguien que conoces necesita ayuda, visita Encontrar una línea de ayuda para acceder a los recursos locales de apoyo emocional.

Foto de Anna Vainer

Hace siete años, estaba en un taller sólo para mujeres cuando me di cuenta de que todas a mi alrededor estaban teniendo dificultad para hablar de sus propios logros. Decidí hacer algunas investigaciones y encontré un vasto cuerpo de literatura que demostraba lo que acababa de presenciar: Las mujeres y otros grupos subrepresentados a menudo tienen dificultad con la autopromoción. Así que, junto con una buena amiga mía y una antigua colega, me propuse hacer un cambio. Creamos #IamRemarkable, una iniciativa que empodera a las personas para celebrar sus logros tanto en su vida personal como profesional.

#IamRemarkable ha llegado a más de 400.000 personas en 170 países, con talleres dirigidos a empresas, universidades, grupos sociales, ONGs y más. Hay más de 4.000 facilitadores voluntarios en todo el mundo que imparten talleres #IamRemarkable, y me complace decir que el número está creciendo cada día.

El impacto que más me enorgullece es que la mitad de todas las personas que han participado reportaron que, gracias al taller #IamRemarkable, lograron crecer en su trabajo o en su carrera. Eso es en gran parte gracias a nuestro increíble equipo de facilitadores voluntarios, por lo que quiero hacerlos destacar además de descubrir más sobre la motivación detrás de su trabajo. Hablé con Denis Duarte, un gerente en la industria de las aerolíneas y un facilitador voluntario #IamRemarkable de Brasil, quien compartió su extraordinaria historia.

Foto de Denis Duarte

¿Cuáles son tus antecedentes, Denis?

Crecí en São Paulo, Brasil, luego pasé más de 20 años viviendo y trabajando en varios países. En 2016 me mudé de nuevo a Brasil y, debido al alto costo de la vida, me mudé de nuevo con mis padres. Esto fue un desafío en sí mismo después de haber vivido por todo el mundo. Un nuevo gobierno estaba llegando, así que fue un gran período de transición para el país, y en lo personal, las cosas se sintieron muy inestables para mí. Además de eso, mi padre me reenviaba mensajes homofóbicos. Soy gay, y recibirlos a diario me llevó a tocar fondo. Llegué al extremo de contemplar el suicidio.

Lo siento mucho. ¿Cómo superaste eso?

Fue durante el comienzo de la pandemia, cuando las cosas se habían calmado un poco para mí, que publiqué mi historia en la intranet de mi lugar de trabajo. Cientos de mis compañeros de trabajo me escribieron después de eso, expresando su simpatía y solidaridad, y abriéndose a contar sus propias batallas de salud mental.

Poco después, vi un post sobre #IamRemarkable que invitaba a la gente a escribir sobre por qué eran extraordinarios. Eso me llamó la atención porque nunca había pensado en mí mismo en esos términos. Fue entonces cuando las cosas empezaron a cambiar; me di cuenta de que era extraordinario, y decidí empezar a centrarme más en mí mismo.

¿Cómo fue tu experiencia?

Hice el taller #IamRemarkable con otras 12 personas de mi lugar de trabajo, y todos compartimos nuestras experiencias. Eso fue poderoso, pero vi que la transformación había comenzado cuando me senté y escribí por qué era extraordinario. Cambió mi vida: después de ese taller, comencé a creer más en mí mismo y en mis habilidades, y me inscribí en un programa de MBA.

Cuando me preguntaron más tarde si quería ser un facilitador #IamRemarkable, estuve de acuerdo al instante, porque vi el potencial de unirme a un movimiento donde las personas podían ayudarse a sí mismas y a las demás. Tan solo escribir la oración, "Soy extraordinario porque..." es como un detonador. Hace que las personas se replanteen a sí mismas, y vi el bien que podía hacer al estar involucrado.

¿Qué ganas siendo un facilitador?

Ayudar a la gente me da mucha energía positiva. Por ejemplo, he llevado a cabo talleres con refugiados cuyas vidas comenzaron a cambiar para mejor, y mujeres que han vivido guerras. No puedes superar la sensación de ayudar a la gente. Me encanta, y ni siquiera me importa dirigir un taller con gente en Nueva Zelanda a las 3 am, algo que hice durante el confinamiento.

¿Qué tipo de problemas abordas como facilitador?

A veces, en un taller, cuando las personas tienen que leer lo que han escrito, empiezan a llorar, temblar, no pueden leer o no pueden encender la cámara. Tienes que ser sensible y tranquilizarlas. He tenido momentos en los que todo el mundo estaba llorando, por ejemplo, cuando escuchamos la historia de una mujer trans de Irán. Pero la emoción también conecta a la gente. Escuchar las historias de vida de otros me inspiró a vivir la mía, y espero que mi historia ayude a otros a compartir sus historias también.